Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Propósito y principios de la contabilidad

Objetivos de la contabilidad

Los estados financieros surgieron con el objetivo principal de reflejar la realidad económica de la empresa de manera fiable y relevante. Estas dos palabras son claves para entender las reglas contables que veremos en posteriores entradas.

Relevancia

La relevancia de la información implica que nos sirva para tomar una decisión. En nuestro caso, como inversores la información contenida en los estados contables tiene que ser suficiente como para nosotros poder tomar una decisión consensuada.

Fiabilidad

Por otro lado, la fiabilidad esta muy ligada a la relevancia. De poco nos sirve que la información sea suficientemente detallada si es falsa o no representa la realidad de la empresa. Para que podamos considerar que los estados contables son fiables tienen que cumplir tres características:

  • Comprobable: La información tiene que poder ser confirmada. Si la empresa dice que tiene 2 oficinas tiene que haber forma de que podamos comprobarlo.
  • Fiel a la realidad: Necesitamos que la información que estamos viendo corresponda con la realidad, de otro modo no tendrá sentido analizar nada.
  • Neutral: La información no puede estar sesgada, tiene que ser objetiva y basada en fundamentos sólidos. Esto aplica especialmente a las previsiones de la empresa.

Principios de la contabilidad

Estos objetivos, como decía, son la base para la construcción de los principios. Estos principios tratan de perseguir esos objetivos y, a su vez, las reglas contables tratan de seguir esos principios. Esto además nos ayudará a entender mejor los estados contables y podremos interpretar mejor la información que contiene, por lo que es vital esta parte.

El devengo

Este principio simplemente consiste en que nosotros no vamos a considerar un ingreso o un gasto hasta que dicho suceso ha ocurrido. Por ejemplo, si la empresa quiere comprar un coche no vale con contabilizarlo antes o después, tiene que contabilizarse en el momento en que se realiza dicha compra. Esta es, posiblemente, el principio más importante, pero polémico a la vez, veremos por qué en futuras entradas.

Coste histórico y valor razonable

Históricamente, el valor de los activos o pasivos eran valorados por su valor histórico. Este es simplemente, el precio al que se hizo la transacción. La ventaja que tenía esto era que nos permitía saber el precio al que se realizó la compra en un mercado de competencia, por lo que su valor tendía a ser fiable y objetivo. Sin embargo, con la aparición de mercados surgió la idea del valor razonable. Este es el valor de mercado de dicho activo. Sin duda, este es mucho más preciso, objetivo y fiable que el valor histórico.

El problema es que no para todo hay un mercado. Por ejemplo, podemos saber el valor contable de unas acciones simplemente viendo su cotización o de un edificio viendo las características de este y el precio medio de la zona, pero no podemos saber el precio de una patente.

Por ahora, todavía no está del todo implementado debido a la ausencia de mercados, pero el futuro parece apuntar a que todo acabará por ser contabilizado por su valor razonable.

Información material

Cuando decimos que la información es material nos referimos a que no tienen que haber omisiones o falsedades que puedan afectar a nuestra decisión. Por ejemplo, si la empresa prevé que el año que viene va a ingresar un 20% por la pérdida de un cliente esa información tiene que ser trasmitida. El problema es que no siempre queda claro el concepto de materialidad, por lo que es más un aspecto subjetivo que objetivo.

Conservacionismo

Esta palabra tan extraña significa que tratemos de ser conservadores antes que optimistas con nuestras previsiones u escenarios. El problema que afronta este principio es que no premia a las buenas noticias mientras que castiga aquellas malas. Sin embargo, también impide que los sesgos que afecten a la empresa se mitiguen. Al fin y al cabo, nosotros como analistas tenemos también que hacer nuestro trabajo de previsión.

Conclusión

Estos han sido los principales objetivos y principios que persigue la contabilidad. Estos constituyen los cimientos a partir de los cuales se levanta el actual marco contable y sobre el que se crean las nuevas normas o políticas contables.

Vamos a pasar ahora a ver la relevancia y las limitaciones de la contabilidad y podremos ya si pasar a estudiar el marco contable actual que nos permitirá analizar la contabilidad de los estados financieros.

Kevin González

Kevin González

Analista financiero en Gesem AV. Graduado en ADE en la Universidad de Alicante. Master en FIntech y Blockchain en la Universidad Europea.

Deja un comentario